jueves, 28 de mayo de 2020

POEMA de RAINER MARIA RILKE (1875-1926)





[AHORA Y SIEMPRE, SI BIEN YA CONOCEMOS]

Ahora y siempre, si bien ya conocemos
cómo es el paisaje del amor,
el cementerio exiguo con nombres de lamento
y el abismo temible y callado en que los otros
acaban. Ahora y siempre
salimos de la mano
bajo árboles antiguos, ahora y siempre,
vamos y nos tendemos entre flores,
delante del cielo.



* * *



(de: Poemas a la noche y otra poesía póstuma y dispersa . Ed. DVD - 2008)
(fotografía: Susana Benet)



domingo, 24 de mayo de 2020

COMENTARIO







LIBROS SABIOS

Hay libros que aparecen en nuestra vida de forma aparentemente casual y que, sin embargo, vienen a ofrecernos algo que andábamos buscando. Palabras que nos revelan verdades esenciales, sentencias breves que nos alivian en tiempos de confusión. En este caso, me refiero al Tao Te King (de Lao Tse), un pequeño libro que alguien dejó sobre mi escritorio, tal vez por descuido, y que se ha convertido durante muchos años en mi libro de cabecera, donde leo textos antiguos que parecen aludir al momento presente porque son intemporales:

“Gobernar un gran reino es como cocinar un pescado pequeño. Cuando se gobierna el mundo conforme al Tao, los demonios carecen de poderes espirituales. No sólo los demonios carecen de poderes espirituales, sino que los espíritus mismos no pueden dañar a la gente. No sólo los espíritus no pueden dañar a la gente, sino que el Sabio mismo no daña a su pueblo. Si tan sólo el gobernante y sus súbditos se reprimieran de dañarse mutuamente, se acumularían en el reino todos los beneficios de la vida”.





(de: Tao Te King - Lao Tse - Edit. EDAF, 1993)

(acuarela: Susana Benet)


jueves, 21 de mayo de 2020

POEMA de PABLO NÚÑEZ






EL RUMBO DE ESTOS AÑOS

Acaso aquellos días marcaron, imprecisos,
el rumbo de estos años.
Una actitud consciente ante las cosas:
decidir que lo inhóspito del mundo
-su ofuscado mensaje,
su espalda misteriosa, su naufragio-
era oportunidad y aliento.
“¿Por qué temer?”, pensaste.
A cada golpe debes lo que has sido.
No elegiste un camino, pero fueron
siempre firmes tus pasos en la niebla.



* * *


(de: Tus pasos en la niebla - Ed. Renacimiento, 2020)
(acuarela: Susana Benet)




sábado, 16 de mayo de 2020

COMENTARIO






AL OTRO LADO DEL CRISTAL

Estamos en mayo y las jacarandas, que crecen al otro lado del cristal de mis ventanas, son como una pincelada malva sobre el verdor de los ficus. Estamos confinamos en este tiempo. Es como si la vida nos impusiera un periodo de clausura y reflexión. Como si el mundo enmudeciera de repente para dejarnos escuchar el silencio. Un silencio que sólo se interrumpe cuando algún pájaro canta o ladra un perro. Apenas suenan motores en la calle, y las personas, con el rostro cubierto por sus máscaras, deambulan silenciosas. Y si, por algún motivo, alguien lanza un grito en la calle, suena como un desgarro en el aire. En estos días hemos tenido lluvia y las calles se ven limpias, los setos más verdes, las copas de los árboles recobran su brillo natural. Habrá que vivir de otra manera, nos dicen, a partir de esta crisis. Personalmente, no me incomoda la distancia física. En más de una ocasión me he sentido invadida por personas que no respetan el espacio de los demás, bien sea en la cola del supermercado o en un autobús. Y no sólo nos invaden con sus cuerpos, también con sus olores. Posiblemente ahora, cuando la higiene es fundamental, nos libremos de soportar el tufo ajeno. Y, con un poco de suerte, la gente con mascarilla gritará menos en lugares públicos. En pocas palabras, nos volveremos más civilizados y las personas dejarán de vocear en sus móviles, sin ningún pudor, asuntos privados, delicados, obscenos, interminables. ¿Cambiaremos o volveremos a las andadas?

Por eso, ahora, contemplo la calle tras los cristales y me siento en paz, a pesar de la amenaza que nos acecha  constantemente, porque percibo que hay una voluntad común de renovación. Cambiaremos las costumbres y creo que para bien. Con un poco de suerte, miraremos con otros ojos el mundo que nos rodea, comprendiendo de una vez que todo el daño que hagamos a la naturaleza, nos lo hacemos a nosotros mismos. Que no somos los reyes de la creación, como nos hicieron creer, sino que formamos parte de un todo y cualquier daño que provoquemos en una mínima parte, repercute en la totalidad. Que esto sea una cura de humildad contra nuestra humana arrogancia. Como dice el Tao: “Inclínate y estarás completo”.

(Susana Benet, 16-5-2020)




(fotografía: Susana Benet)



jueves, 14 de mayo de 2020

HAIKU





Tres de la tarde.
Bajo el árbol en flor
se tiende el perro.






(fotografía. Susana Benet)


domingo, 10 de mayo de 2020

POEMA de JOSÉ LUIS PARRA (1944-2012)






FOTO EN UN PISO VACÍO

Me pongo melancólico al pensar
en mi condición de ídolo caído,
en todas las señales
de una vida en común evaporadas,
en las fotografías
de un amor que, esta vez sí, era el definitivo
ahora ocultas, confinadas
en lo lejano y sin futuro,
archivadas entre las hojas
en la tumba de un álbum.

Y me viene de pronto a la memoria
otra foto (la vi, emocionado,
hace sólo unos meses),
único testimonio vivo que aún nos queda
de la bendita llama que nos dio la vida.
Ardía silenciosa, corazón habitable
entre el polvo y el crujido de los muebles,
y alumbraba la noche de aquel piso vacío.
Aquella foto enmarcada (¿la recuerdas?) en un estante
de la pequeña biblioteca.
Allí seguimos juntos sin desfallecer nunca,
lejos de nuestra inquina y arrebatos,
amparo de nostálgicos espectros,
irradiando verdad conmovedora.
Y ya no habrá en esa luz tranquila,
aunque gruñan los muebles la sombra de los años,
ni alarma ni fatal presentimiento
de la separación.


* * *



(de: Inclinándome - Edit. Pre-Textos, Valencia-2012)

(fotografía: Navidad 98 - álbum familiar)

miércoles, 6 de mayo de 2020

HAIKU









Comienza mayo.
En las ramas de acacia,
perlas de sol.







(fotografía: Susana Benet)