miércoles, 15 de mayo de 2024

HAIKU




Al mediodía,

jacarandas en flor

y nubes rotas.




(fotografía: Susana Benet)





 

viernes, 26 de abril de 2024

ACUARELA

 Esta acuarela, improvisada, ilustra el comienzo de "Alma de caracol", mi reciente libro de haiku. Muchas veces he visto pequeños caracoles prendidos en un tallo como brotes cerrados, como flores dormidas. Esta acuarela me ayuda a recordar esos paseos en los que disfruto de la discreta presencia de plantas y animales, un regalo para la vista, el tacto y el olfato. Sin olvidar el gusto, porque también he saboreado los pétalos tiernos de alguna flor silvestre. Ni tampoco el oído, por el zumbido hipnótico de los insectos.




(acuarela: Susana Benet)

(de: Alma de caracol - Edit. La Garúa - 2024)


miércoles, 27 de marzo de 2024

ALMA DE CARACOL

 Acaba de salir mi libro de haiku más reciente, titulado "Alma de caracol". Lo edita La Garúa y contiene una ilustración mía en el interior. La acuarela de portada es del pintor Gabriel Alonso.




Brilla la luna

en el rastro reseco

del caracol.


*


El carril bici.

¿Quién recuerda que allí

crecía un ciprés?


*


Esto que siento

ante la flor marchita,

¿es haiku o no?



Agradezco al editor, Joan de la Vega, el cuidado y calidad de la edición. Un pequeño libro, discreto como un caracol de jardín.



martes, 20 de febrero de 2024

ENSIMISMADOS


 

Recientemente he visto una nueva versión de la película “La invasión de los ladrones de cuerpos (1956)”, basada en la novela de Jack Finney. Y observando nuestro panorama actual me da por pensar que estamos entrando en un estado de sonambulismo muy similar al que narra esta historia, donde las personas abducidas se transforman en seres inanimados (sin alma ni emociones), que actúan mecánicamente, como simples autómatas, sometiéndose a un orden establecido que garantiza, teóricamente, su bienestar.

En aquella historia, los responsables de ese vaciado mental eran unos extraterrestres. En nuestra realidad no puedo atribuir a nada concreto nuestro extraño comportamiento. Parece más bien una tendencia del ser humano a replegarse en sí mismo ante el temor a opinar o disentir del discurso de la mayoría para evitar el rechazo y la censura.

Aunque no puedo identificar la causa con certeza, creo que el efecto es indiscutible. Algo ha sucedido para que nos evitemos lo unos a los otros. Para que vayamos de un lado a otro abstraídos o concentrados en los móviles. De tal modo que ni siquiera nos disculpamos si nos tropezarnos con alguien en cualquier sitio.

En aquella historia fantástica, la abducción se producía cuando la persona se quedaba dormida durante el tiempo suficiente para que un ser alienígena, mediante unas extrañas vainas, adoptase su apariencia externa.

Tal vez en nuestro mundo el cambio se produce precisamente a causa de la falta de sueño y descanso. Podría ser que esta hiperactividad esté robando energía a nuestros cerebros, al tiempo que aumenta la influencia de los avances tecnológicos a los que nos sometemos mecánicamente, convencidos de que ellos nos facilitan la vida. También en aquella historia, los que habían sido invadidos por las vainas, afirmaban sentirse perfectamente, mejor que antes, cuando experimentaban emociones.

Me preocupa que ese hipotético bienestar nos esté robotizando y anulando nuestras emociones, como les sucede a los personajes de aquella ficción, perdiendo la capacidad de rebelarnos ante una realidad alienante.

 

Susana Benet – febrero 2024


domingo, 11 de febrero de 2024

HAIKU

 




Al fin, la lluvia.

Despiertan del letargo,

verdes los árboles.




(fotografía: Susana Benet)