jueves, 7 de octubre de 2021

HAIKU

 



Fría mañana.

En las ramas sin hojas,

semillas secas.




(fotografía: Susana Benet)



lunes, 4 de octubre de 2021

LA ROSALEDA

 



Ayer bajé a los jardines del cauce. Hacía mucho que no lo hacía, pero me desperté temprano por primera vez desde hace tiempo. El día era soleado y la temperatura agradable. Tenía ganas de ver la rosaleda y tomar algunas fotos.  El ambiente en el cauce era festivo. Había gente sentada en la terracita de un quiosco, algunos perros echados a sus pies y niños correteando. Cruzamos el arroyo por el pequeño puente y llegamos a la zona de los rosales. Me di cuenta de que las rosas habían sufrido los estragos del verano y los tallos acusaban el rigor del otoño. Muchas corolas abiertas, casi desnudas, algunas mustias entre los hierbajos. Sin embargo, fotografié algunas que conservaban su belleza intacta. El sol, desde lo alto, hacía más intenso el contraste entre los colores y las sombras. Finalizada la sesión fotográfica, nos sentamos al pie de un hermoso sauce. Recordé la canción "Oh, willow" de Shakespeare y me guardé un tallo que se me enredó en el cabello. Nuestro perro se sentó junto a nosotros sobre la hierba mullida observando lo que sucedía alrededor. Su pelo negro, brillante, contrastaba con el verdor circundante. Fueron momentos de silencio y bienestar. Sin nada concreto que pensar. Olvidados los asuntos incómodos. Lejos de todo y, al mismo tiempo, cerca de la tierra, de su aroma. Una pequeña libélula se posó sobre un tallo, como una brizna de luz. 

O willow, willow, willow, willow shall be my garland.


* * *

(fotografía: Susana Benet)

 

miércoles, 22 de septiembre de 2021

POEMA


 


REGRESO

                        A José Mateos

 

Qué despacio regresan

a las ramas

las incipientes hojas,

las diminutas flores.

 

Y cómo crece entonces,

de pronto, en mi interior,

la rara flor

de la alegría.


 * * *



(de: Falsa primavera - Edit. Canto y Cuento, 2021)

(acuarela: Susana Benet)




miércoles, 1 de septiembre de 2021

HAIKU

 



Regreso a casa.

El color de la hiedra

ya no es el mismo. 




(publicado en El Rincón del haiku -  Serie: Llovizna)

(acuarela: Susana Benet)



jueves, 19 de agosto de 2021

HAIKUS de MARÍA ROSA SERDIO

 






Limpia la luz,

estrenándose nueva,

después del trueno.

*

 

Hoja de tilo.

La suave sensación

de oír campanas.

*

 

Un aleteo

y se paró la tarde

tras la ventana.

*

 

Se paró el tren.

Sobre el tiempo amarillo,

la mariposa.

*

 

El tiempo vuela.

Pasan sobre los ríos

las estaciones.

*

 

Bajo la lluvia

la imagen de la vida

recién escrita.


* * *


(de: Caudal de azar - Ed. Bajamar)

(acuarela: Susana Benet)





viernes, 13 de agosto de 2021

HAIKU

 



Viento del norte.

En la ropa tendida,

olor a otoño.




(fotografía: Susana Benet)



viernes, 6 de agosto de 2021

HAIKU


 


La brisa mueve

al compás de la música

las jacarandas.

 




(fotografía: Susana Benet)




lunes, 2 de agosto de 2021

POEMA de VICENTE PICÓ GALACHE

 





CORAZÓN ILESO

 

Más allá de la sombra reconocida,

donde todo nace y muere lentamente,

cuando el sol se adormece en el celaje

y la luna abandona su cansancio,

hay un silencio de nieve caída,

lluvia de hojas y licor oscuro,

un silencio de fuente apagada

con su vestimenta de hierro

y múltiples caños sedientos.

 

Más allá del árbol centenario

ornado de luz, savia y rocío

hay un corazón ileso.


***


(de: Lo que un día fue nieve - Edit. Fundación Devenir, 2021)

(acuarela: Susana Benet)



jueves, 29 de julio de 2021

HAIKUS de JUAN CARLOS DURILÉN

 




Solo una rama

que olvidó el podador

ha florecido.

  *

Patio escolar,

hojas secas de estío

en las baldosas.

 *

 Calles desiertas.

Tan solo el parpadeo

de los semáforos.

 *

Noche cerrada.

Se borran las siluetas

de los cipreses.

 *

 En todo el cielo

solo una golondrina,

solo una nube.


* * *


(de: La lluvia en el tilo - Córdoba (Argentina), 2021)

(acuarela: Susana Benet)





jueves, 22 de julio de 2021

HAIKU

 




 

Tímidamente,

asoma en la penumbra

la flor de cera.





(fotografía: Susana Benet)





miércoles, 14 de julio de 2021

POEMA de JOSÉ LUIS JOVER




 

ALGUNAS NOCHES CLARAS

 

Algunas noches claras

me he asomado a la ventana

que da al campo

y he visto estrellas

y las encinas

y a mí mismo

cruzar

cabizbajo

con un farolillo de verbena

encendido.


*


(de: A esta baraja le faltan corazones - Edit. Pre-Textos, 1993)

(acuarela: Susana Benet)



viernes, 9 de julio de 2021

HAIKU

 




Jardín cerrado.

El aroma a glicinas

cruza la calle.





(fotografía: Susana Benet)



jueves, 1 de julio de 2021

AFORISMOS de DANIEL MOCHER





Dejarse mecer por el canto gregoriano de las cigarras.

 *

Hay demasiadas casas en ruinas con ropa tendida.

 *

Cómo destacan los discretos.

 *

Hay poemas tan breves que no tienen final.

 *

La luz abre ventanas en las paredes.

 *

Hay quien siempre pone la otra mejilla, la de los otros.

 *

Disipar las sombras bajo la sombra de un árbol. 





(de: Días señalados - Antonio José Martínez Peris, editor - 2020)

(acuarela. Susana Benet)




miércoles, 23 de junio de 2021

POEMA de MIGUEL MAS


 




LA SOLEDAD DEL INSTANTE

 

No se deja pensar como un vacío,

y es ocioso creer que ocupa el centro,

la gravedad de un cruce de caminos

para así darle un orden más perfecto.

 

Al agua y no a la roca se aproxima

porque en el agua es lo exterior reflejo:

rotas alas de un tiempo descompuesto

como barcas que van a la deriva,

 

pequeña reunión de astros sin luz

que giran desnortados a su orilla,

creyendo que entre tanta plenitud

nunca más ha de amanecer el día.


* * *


(de: Lugares deshabitados - Edit. Libros del aire - 2020)

(acuarela: Susana Benet)


viernes, 18 de junio de 2021

HAIKU

 




Cae la tarde.

El rojo del geranio

se vuelve gris.





(acuarela: Susana Benet)


 

lunes, 7 de junio de 2021

HAIKU

 






Chocan dos coches.

Un gran impacto y luego

trinos de pájaros. 




(fotografía: Susana Benet)



martes, 1 de junio de 2021

HAIKU

 




Bajo la lluvia,

la nueva flor de junio

ha despertado.





(fotografía: Susana Benet)




viernes, 21 de mayo de 2021

HAIKU

 




                           para F.B.

Noche callada.

En el jardín un mirlo

silba el poema.





(fotografía: Susana Benet)



domingo, 16 de mayo de 2021

HAIKU

 




 Brisa de mayo.

Un velo de luz blanca

cubre las flores. 

                            




(acuarela: Susana Benet)





lunes, 3 de mayo de 2021

POEMA de ALEJANDRO DUQUE AMUSCO

 



MEDIDA JUSTA

 

El instinto

insumiso del deseo,

 

el ingrávido ser

de la felicidad,

 

todo cuanto da

la medida justa

de lo eterno

en la tierra:

 

¿se perdió?

                        ¿lo perdí?

 

Monedas enterradas de la luz.

 

Una fortuna

invisible

he dilapidado.

 

Yo sé que nada

me será devuelto.


* * *

 

(de: Noche escrita - Antología poética 1976-2020 - Edit. Renacimiento, 2021)

(acuarela: Susana Benet)


martes, 27 de abril de 2021

HAIKU

 





 

En esa tienda

nadie riega las plantas.

No entro a comprar. 





(acuarela: Susana Benet)



sábado, 24 de abril de 2021

RESEÑA - CON LOS OJOS DE NADIE (de JOSÉ SABORIT)

 





CON LOS OJOS DE NADIE


                              Un viaje de mil leguas comienza en donde están tus pies. (Lao Tse)                                                                     



No me gusta analizar la poesía, ni creo que sepa hacerlo. Lo que me importa cuando leo poemas es la sensación, la huella que dejan. En el caso de este libro puedo afirmar que la sensación es grata, reconfortante, como si yo misma hubiese caminado o contemplado los paisajes que recorren estas páginas. Incluso, invita a volver sobre los pasos de su recorrido.

También he percibido atisbos de la poesía china, del Zen y de ciertos poetas conocidos, sobre todo del añorado Antonio Cabrera. 

Ya desde la cubierta, donde el poeta se autorretrata dando un paso, he tenido la sensación de ser invitada a acompañarlo. La figura que la ilustra es inconfundible, al menos para mí, porque conozco su estilo cuando con un breve trazo, casi casual, compone una figura. Y además, la pone en movimiento.

Su doble condición de poeta y pintor le permite plasmar en palabras lo que su ojo percibe con precisión, porque Saborit sabe mirar, e incluso parece caminar con los ojos. En su poema Autorretrato nos habla de “apreciar el dibujo / trazado por el paso”. La mirada le marca el camino,  le incida a avanzar o detenerse. A veces son los colores lo que lo atrapan, y es cuando leo su poema Ver el verdecuando me vienen a la memoria unos versos  de Li Po (o Li Bai), que dicen: “A solas la montaña y yo / no nos cansa mirarnos el uno al otro”.

Este libro está lleno de naturaleza y de naturalidad. También desprendimiento, porque al avanzar parece que el poeta va saliendo de sí, desprendiéndose de su propia identidad para ser un elemento más del paisaje. Así, en  “Caminar (I)”, dice: “La alegría es pasar, / sentir que el propio peso en cada paso / -por muy grave que sea o muy hermosa / la marca de su huella- / es una afirmación elemental, / un sí precario / que hay que dejar atrás / para dar otro paso”.

No sólo el movimiento está presente, también hay quietud y plena observación de lo cotidiano. Hay un poema que me atrevo a leer porque me identifico con esa manera de percibir y asombrarse ante lo elemental. El poema se titula “Blanco sobre blanco”:

SOBRE el mármol del suelo

que hay junto a la ventana

se reflejan muy nítidas las flores

de una orquídea blanca.

 

Qué extraño es el encuentro clandestino,

casi bajo la mesa,

de las vetas marmóreas

                                               sinuosas

y el zigzag verde

                                de los tallos florales.

 

Qué extraño y qué conforme

con la luz apacible que tamiza el visillo,

toda esa contención en el silencio

del pétalo en el mármol,

del blanco sobre el  blanco.

 

Todo el tiempo estamos en un “aquí y ahora” que enlaza con la tradición budista. Todo es presente. Todo es pura meditación. El pasado y el futuro se diluyen en el momento actual, mientras el yo se disipa. “Esfumarse y perder / la grave y apretada y pesarosa / conciencia de lo sólido. / Deshacerse en la luz / mientras brilla aún tu hoguera”.

Sé por sus pinturas y su personalidad que Saborit es capaz de colocar la pincelada, el color, la sombra, en el lugar preciso. Del mismo modo que lo hace con las palabras. O con las frutas en un plato (tal como observé cierta vez en su estudio). Todo en sus poemas ocupa su lugar preciso, adecuado, como las notas de una sinfonía. Me resultó curioso escuchar la “Sinfonía alpina” de Richard Strauss (en Radio Clásica) mientras me internaba en este libro y me fascinó la sincronía. Parecía un fondo perfecto. No conocía esta obra, pero casualmente  se trata de un poema sinfónico, de un viaje de autodescubrimiento, en el que se describen ascenso, bosque, caminata, peligro, cascada, cima, descenso… No voy a hablar de música, pero quería señalar esta coincidencia.

Creo que entre ciertas personas existe una sensibilidad compartida. En el caso de Saborit, pintor y poeta, reconozco en él mis propias inquietudes. Amo el mundo vegetal y me he detenido en su poema titulado “Idilio” en el que dos plantas, aparentemente independientes, se entrelazan, no sólo por crecer, sino como dicen estos versos. “… pero hay tanta ternura en el afán / del abrazo y tan estrecho es el cerco / con que ciñen las hojas a los pétalos; / que a la vez comprendemos / que no es sólo la luz / ni sólo la ascensión, / sino también el roce y la caricia”. Y me viene a la mente un artículo de Stefano Mancuso, publicado en la revista Litoral, donde habla de lo falso que es suponer que los vegetales son seres pasivos. Algo que contradice la realidad, ya que las plantas, como dice este autor, “se mueven muchísimo” representando el 85% de la biomasa de nuestro planeta. Tal vez Saborit, sin haberse dedicado a la botánica, es capaz de percibir esa sensibilidad en las plantas porque las ha observado y, al trasladarlas a la acuarela, ha reproducido no sólo su aspecto, sino también su vibración interna.

Saborit logra reflejar, como en un espejo, la quietud y el movimiento; reproducir el silencio y “las voces de las cosas”. Nos incita a girar los ojos “y abrazar sin pensarlo / todo / lo que su luz abrace”. En estos poemas somos capaces de ver con su propia mirada, porque cuando leemos estos versos  “con los ojos de nadie”, en realidad estamos viendo con los ojos de todos.

Susana Benet – abril 2021

  

 (imagen: cubierta de Con los ojos de nadie - Edit. Pre-Textos, Valencia, 2021)

(viñeta: José Saborit)


miércoles, 21 de abril de 2021

HAIKU

 




No importa el número.

Importa contemplar

el limonero.





(fotografia: Susana Benet)



lunes, 12 de abril de 2021

AFORISMOS de J.M. BENÍTEZ ARIZA

 



Buscar en lo cotidiano lo que de pronto te parece inadvertido y exótico, así como en lo ajeno lo que en el fondo te resulta familiar.

*

Los arroyos no hacen ruido: sólo encauzan el silencio por donde pueda fluir.

*

El verdadero objetivo de la persona sobrepasada por sus obligaciones no debería ser tener tiempo libre, sino liberarse del tiempo.

*

En el olor a tierra mojada después del primer chaparrón de finales de agosto el verano ensaya su despedida, que es también su momento de plenitud.

*

Motas de polvo: universos. La creación empieza con una sacudida de bayeta,


* * *


(de: En el corazón del bosque - Edit. Cypress - 2021)

(acuarela de portada: JM Benítez Ariza)


domingo, 11 de abril de 2021

RESEÑA

 El poeta y crítico Álvaro Valverde, ha escrito una reseña sobre "Falsa primavera" en la página El Cuaderno, que comparto aquí.

https://elcuadernodigital.com/2021/04/09/la-rara-flor-de-la-alegria/

martes, 6 de abril de 2021

POEMA de CRISTIAN DAVID LÓPEZ


 




LA ÚLTIMA HOJA

 

La última hoja

del árbol

se congeló en el aire

como mariposa.

 

Nunca tocó la tierra.

 

De tu boca brotó

la última flor

del otoño.

 

Nunca llegó el invierno

a nuestra cama.

 

Saboreamos el fruto del castaño

sin pincharnos.


* * * 



(de: Constancia - Bajamar Editores, 2021)

(acuarela: Susana Benet)


domingo, 28 de marzo de 2021

RESEÑA

 



Hoy recibo este link con una reseña de Jesús Montiel sobre mis haikus (publicada en El Debate). Se lo agradezco. Una bonita sorpresa que comparto.


https://eldebatedehoy.es/noticia/cultura/28/03/2021/los-objetos-florecen/


Copio el texto a continuación:


Los objetos florecen. Si estamos tristes, por ejemplo, y recibimos la llamada de alguien que nos quiere, vemos algo que antes, durante la tristeza, parecía escondido. El mundo tiene más claridad porque el amor lo ha enjabonado. Quisiéramos decirle gracias al aparato que ha traído esa voz hasta nosotros: Oigo tu voz,/ el cable del teléfono/ ha florecido. También florece el tiempo, cuando miramos los pinos desde un edificio donde la muerte y la enfermedad nos acorralan, como asaltantes: Por la ventana/ del hospital, los pinos/ llenos de pájaros.

Nos pasamos la vida pidiendo amor, buscando un poco de verano. En esa búsqueda, a veces, lo que nos salva es lo más insignificante: una violeta. Si estamos en otra casa, en un lugar sin nuestros muebles, con extraños, nos sentimos por este motivo desamparados. Pero la visión de una sola violeta puede ayudarnos: En esa casa/ extraña, el rostro familiar/ de una violeta. La violeta nos hace sentir en casa, vuelve conocido lo extraño.

Nos pasamos la vida pidiendo amor, buscando el verano. Y en esa búsqueda nos salva lo más insignificante: tres líneas de tinta

Esta tarde releo la poesía de Susana Benet. Me abalanzo sobre su libro cuando mucha tengo sed, como quien mete la cara en un charco luego de una larga travesía por el desierto. Susana es cazadora de tiempo. Cada haiku suyo es una puerta que conduce a un instante que no se termina nunca. Un pino encendido en el bosque, igual que un faro; un jardín sereno, tanto que uno no se atreve a cruzarlo; el sol posándose sobre una taza de té como un lepidóptero; la sombra de la que uno disfruta, y ver en ella el regalo de la paciencia, la constancia de la fe y su frutoAquel tallito/ que sostuve en mis manos/ hoy me da sombra.

No solo el tiempo y los objetos: también florece el corazón, Susana. El mío ha florecido este domingo. Nos pasamos la vida pidiendo amor, buscando el verano. Y en esa búsqueda nos salva lo más insignificante: tres líneas de tinta. Unas pocas palabras que conducen a la vida, al franquearlas como se hace con una puerta. La poesía de verdad captura lo evidente, aquello lo que a simple vista está pero que no vemos. Nos entrega la realidad, pero sin polvo. Desenterrada.

martes, 23 de marzo de 2021

COMENTARIO

 




LA NO-FIESTA

Están las calles mojadas. Este año no se celebran fiestas. Cada cual las celebra como puede, en su casa, en los balcones, sentados en un jardín. Los bares se cierran pronto. Parece que la vida se haya detenido. No se oyen pájaros. Algo muy extraño. Los coches circulan, pero el agua de la lluvia amortigua su sonido sobre el asfalto. Los días pasan casi iguales, a no ser que contemplemos los brotes en las ramas de los árboles o alguna flor que despunta sobre un tallo.

Oficialmente, no hay fiesta y algunos se dedican a boicotear este silencio con petardos. Sus explosiones suenan como cañonazos entre los edificios. La gente camina con medio rostro cubierto por la mascarilla. A veces no reconozco a quien pasa por mi lado. En otra situación, la lluvia habría deslucido la festividad, mojando vestidos y zapatos, estropeando las figuras de cartón, humedeciendo la pólvora… La lluvia está en consonancia con estos tiempos, como si nos dijera: “No salgas de casa. No hay nada que celebrar”. En todo caso, disfrutemos de estas gotas que caen silenciosamente sobre la ciudad, limpiando las aceras, los tejados, las copas de los árboles, los toldos, los coches aparcados…

Hay quienes combaten su frustración quemando pólvora, incluso bajo la lluvia. Es el único sonido que invade el aire, una salva inútil cuando no hay nada que festejar.

Susana Benet  (19-3-2021)




(fotografía: Susana Benet)


viernes, 19 de marzo de 2021

HAIKU


 



Campos nevados.

En medio se recorta

negra la encina.




(acuarela: Susana Benet)