martes, 15 de noviembre de 2022

HAIKU

 




Todo el fulgor

del otoño en el cesto

de las manzanas.






(de: Grillos y luna - Edit. La Isla de Siltola)

(fotografía: Susana Benet)



martes, 8 de noviembre de 2022

EL LETARGO

 



Como si algo o alguien me hubiese atado las manos o nublado la mente, me siento inmovilizada. Por  mucho que necesite escribir, no siento el impulso de actuar. No se trata de ningún proyecto concreto, no existe una intención clara. Mi pensamiento revolotea en torno a ideas que no se llegan a concretar. Desplazarme hasta el ordenador, me supone un esfuerzo, por eso permanezco leyendo continuamente, anotando, muy de tarde en tarde, algún verso en algún papel, sin demasiada convicción y escaso entusiasmo.

Ya no estoy segura de cuándo comenzó este letargo, esta extraña apatía. Lo lógico sería atribuirlo a los dos años largos en que todas las noticias han llegado cargadas de alarma y malos presagios. Días de encierro, de desconexión e incomprensión. Calles vacías, gente vigilando a gente, la sensación de un peligro inminente sobrevolando nuestras cabezas. Contagio, enfermedad, muerte, guerra… Difícil evadirse de este mantra que repiten los medios, los rumores, las personas. Difícil sacudirse de encima ese peso que se ha ido incrementando durante días, semanas, meses.

Nadie me retiene, nada me impide abrir la puerta y salir. Sin embargo, me siento aprisionada. Me he convertido en carcelera de mí misma. Contemplo la calle desde la ventana. A lo sumo, salgo al balcón y me detengo en las plantas, las observo, las cuido. Es un asidero que me ayuda a no derrumbarme completamente. Ellas crecen, multiplican sus hojas, avanzan mientras yo parezco retroceder. Algo me tiene atrapada en esta inmovilidad estéril.

¿Escribir? Me pierdo en la confusión de ideas que se forman y, de pronto, ya no están. Podría pintar, pero cuando me decido descubro que la pintura no fluye, me atasco y lo dejo.

Esto se parece a una gran depresión, no económica sino vital. Tampoco se trata de un malestar propio, sino general. Lo sé cuando hablo con los demás y me trasmiten la misma sensación de extrañeza. Como si algo pegajoso nos hubiese inmovilizado, apenas nos acercamos al otro. Cada cual se repliega en su cápsula. No hay diálogo, la comunicación parece haberse interrumpido desde hace mucho tiempo. No llamo ni me llaman. Eso sí, rastreamos en el móvil alguna señal de vida, vigilamos el mundo a través de la pequeña pantalla y respondemos a breves mensajes precocinados.

Curiosamente hoy, tal vez alarmada por mi propia inacción, he decidido teclear estas líneas, como quien lanza un mensaje al mar. Sé que nadie vendrá a rescatarme, porque todos esperan ser rescatados igual que yo. Entretanto la telaraña crece, nos envuelve y nos impide descubrir una mínima grieta por donde escapar.


(fotografía: Susana Benet)


sábado, 5 de noviembre de 2022

HAIKU


 


Surcando el cielo

un vuelo de gaviotas.

La madrugada.







(acuarela: Susana Benet)

miércoles, 26 de octubre de 2022

HAIKU

 



¡Siempre con prisas!

Cómo envidio a la rama:

crece despacio.




(acuarela: Susana Benet)


miércoles, 21 de septiembre de 2022

HAIKU

 





Afilador.

En su silbido vibra

la luz de otoño.





(acuarela: Susana Benet)


viernes, 9 de septiembre de 2022

HAIKU

 




De los escombros

una nube de polvo

roza las flores.




(acuarela: Susana Benet)


domingo, 7 de agosto de 2022

HAIKU


 


Revolotea

la abeja entre las flores.

Temblor de pétalos.





(acuarela: Susana Benet)



domingo, 24 de julio de 2022

HAIKU

 





El viento barre

las flores, las ordena

a su manera.




(fotografía: Susana Benet)

domingo, 10 de julio de 2022

POEMA de JESÚS MUNÁRRIZ


 



INVIERNO EN LA MEJANA

 

Cuando el frio diciembre

desnuda chopos, álamos, nogales,

abrasa esparragueras,

y en los grises olivos

roban los negros tordos negros frutos,

la Mejana en Tudela planta cara

al cierzo y al invierno,

resiste con sus cardos abrigados,

con sus acorazadas alcachofas

y su achicoria, y su borraja, humildes,

frente a los elementos.

 

Mientras aguante el año, resistirá la huerta.

 

Ya vencida, en enero,

irá pensando en sus resurrecciones.


* * * 

 

(de: Y tan lejos de casa - Ed. Pamiela - 2022)


domingo, 19 de junio de 2022

HAIKU


 


Lo limpio todo

para que el mundo brille,

como en la infancia.





(de: La enredadera - Ed. Renacimiento)

(fotografía: Susana Benet)




domingo, 12 de junio de 2022

POR QUÉ SCHUBERT



Escucho el mismo disco cada día, incluso más de una vez. No sé por qué esa música, esos lieder, me tienen fascinada. No entiendo el alemán, no entiendo la letra. Sólo sé que hablan de una bella molinera. Y aunque no alcanzo a comprender su significado, hay algo en esas canciones, algunas apacibles, otras exaltadas, que acompaña mis estados de ánimo. Es como una droga. Me levanto medio atontada, es tarde, he dormido más de diez horas. Estoy como sonámbula, pero siempre acudo a esa música, la necesito mientras desayuno tardíamente, mientras leo, incluso cuando me ocupo de la limpieza elevo  el volumen para poder escucharla en la distancia. Toda la casa se llena de esas notas de piano y de una voz a la que ya me he habituado y  encuentro familiar. Forma parte de los sonidos del día. De fondo suena el zumbido del tráfico, de los electrodomésticos, las voces que se cuelan por las ventanas, algún ladrido aislado. Todo es más llevadero si escucho a Shubert. Aplaca mis nervios si estoy alterada, me ayuda superar mis crisis de ansiedad, me acompaña cuando decido escribir tras el letargo, renueva el vigor de mis dedos mientras tecleo. Hay algo mágico en sus notas ascendentes, descendentes, su pasión en ciertos pasajes, su abatimiento en otros. Es sólo una voz solitaria que acompaña un piano, ambos en perfecta armonía. Si alzo la vista y la dirijo hacia el jardín de enfrente, esa música se desliza entre los árboles como un pincel sobre el aire, mezclando los colores dispersos de la tarde. El malva azulado de las jacarandas, las flores doradas de las acacias que  el viento derrama sobre el suelo, la rígida silueta del ciprés, el perfil sombreado de los ficus. El paisaje es otra música que penetra por los ojos, una bella narración que entrelaza su vuelo caprichoso con las variaciones de los lieder.

Alguien me regaló una cinta. Llegó en un sobre desde Graz, una ciudad austriaca. El remitente era casi un desconocido, alguien con quien sólo compartí unas horas y, sin embargo, me abrió con su regalo un nuevo panorama musical. La cinta me la había grabado a propósito, con canciones de Shubert, las más conocidas. Después comencé comprar mis propios discos, atraída por esa música que despierta mis emociones aunque no logre entender el significado de sus palabras, salvo una ligera idea que delatan los títulos. Pero es cierto que ese idioma cantado me resulta suficiente para sentirme trasportada a otros paisajes y emociones. Podría buscar el significado en cualquier publicación, pero me basta con dejarme llevar por los extraños acentos, pronunciados con tan absoluta pasión, que prefiero ignorar lo que expresan. Saberlo podría romper la magia del misterio y arrastrarme a una realidad extraña y discordante.

Nunca sabré por qué Schubert. Y aunque me lo pregunte, no busco la respuesta. Me dejo transportar por la música y siento que sus palabras, de algún modo incomprensible, me están hablando de algo cercano, algo vivo en mi interior.


(fotografía: Susana Benet)


lunes, 6 de junio de 2022

HAIKU

 



No está desnuda.

Sobre la piedra crecen

flores silvestres.





(de: Grillos y luna - Edit. La Isla de Siltolá)

(acuarela: Susana Benet)


miércoles, 25 de mayo de 2022

POEMA de ARTURO TENDERO

 



MADRIGAL DE NIEBLA

 

Igual que, al levantar

la niebla, el campo asoma renovado

con su coro de pájaros,

más puros su fragor, su olor, sus verdes

(después de haber estado sumergidos

en pálido ensimismo),

así pasa a las tres, cuando tú vuelves:

de pronto sale el sol en mis quehaceres

tu voz me suena a canto, en todo veo

promesa de una tarde de paseo.


* * *



(de: El principio del vuelo - Edit. Páramo, 2022)

(acuarela: Susana Benet)



martes, 17 de mayo de 2022

HAIKU

 




Mejor que el móvil,

acariciar sin prisa

la piel del perro.




(fotografía: Susana Benet)




martes, 10 de mayo de 2022

HAIKU

 



Escucho el viejo

chirrido de la puerta.

…Y tú no entras.






(de: Amiga de la calma - Edit. Polibea, 2021)
(fotografía: Susana Benet)


viernes, 6 de mayo de 2022

TANKA

 



Leo tus versos

escritos con tu pulcro,

seguro trazo.

¿No respira el papel?

¿No sangra, azul, la tinta?



(de: Amiga de la calma - Edit. Polibea, 2021)

(fotografía: Susana Benet - "José Luis Parra en Zamora, 2000")



martes, 3 de mayo de 2022

HAIKUS de RICARDO VIRTANEN

 




Entraron hojas

secas por la ventana.

Nadie en la calle.

*

Los caracoles

se aprietan en el junco

bajo la lluvia.

Tiempo de escarcha,

centinela la luna.

Tiemblan los sauces.

 *

Delicadeza,

estas olas que rozan

los pies mojados.

 *

El sol en la retama.

Helado el corazón.

*

 

(de: Llama de luna - Edit. Polibea, 2021)

(fotografía: Susana Benet)


 


lunes, 25 de abril de 2022

CENT HAÏKUS POR LA PAIX




 Tuve el placer de colaborar en este libro, publicado por Éditions L'Iroli, con mi haiku:


Abrevadero.

Al lado del caballo

bebe un gorrión.

 

Abreuvoir.

À côté du cheval

boit un moineau.

 

At the through.

The horse

and a sparrow drinking.

 


(portada del libro publicado en 2015 y coordinado por Isabel Asúnsolo)

miércoles, 13 de abril de 2022

TANKA de JOSÉ LUIS PARRA

 




Noche desierta.

Sólo el viento y su furia.

Nadie en el bar.

Bebo las hojas secas

desnudo como una rama. 





(de: Hojarasca - Edit. Renacimiento)

(acuarela: Susana Benet)



martes, 29 de marzo de 2022

HAIKU

 





Por la cortina

entreabierta, la noche

negra, cerrada.




(fotografía: Susana Benet)






miércoles, 16 de marzo de 2022

POEMA de JUAN FRANCISCO QUEVEDO

 




ROJO Y FUEGO

 

Nos aproximan los polos opuestos

de un rumbo magnético que nos lleva

hacia la densa hojarasca de un tiempo

que, sabemos, se esfuma como el humo,

como esos rescoldos que hoy son ceniza,

como esos rescoldos que ayer no más

ardían en rojo púrpura y fuego.


* * *


(de: Una mirada a este tiempo nuestro - Ed. Libros del Aire - Cantabria 2021)

(fotografía: Susana Benet)



viernes, 4 de marzo de 2022

POEMA de ANTONIO MORENO

 

EL VIENTO ENTRE LOS PINOS

 

Escucha atentamente el viento entre los pinos.

Antes de que vinieras, antes de que dijeras

una sola palabra como espejo del tiempo,

estaba ya esperándote el viento entre los pinos.

 

Detrás, rostros amados, cuanto escribiste y quiso

ser lo mismo que el agua o los tallos que encuentras.

La vida por delante se fue quedando atrás,

y nada ha sido más que el viento entre los pinos.

 

* * *


(de: Lo inesperado - Edit. Renacimiento, Sevilla 2022)

(acuarela: Susana Benet)



domingo, 27 de febrero de 2022

POEMA de MARIE-CHRISTINE DEL CASTILLO

 


COREOGRAFÍA

 

La cámara captura pacientemente inmóvil

el cíclico milagro de la naturaleza,

y después condensando el año en un momento,

nos embauca con la coreografía

del nacimiento de una flor hasta su muerte,

con la metamorfosis que transforma a la oruga

en mariposa, el ensamblaje prodigioso,

la geometría perfectísima

de algún copo minúsculo de nieve

que blandamente cae cruzando el aire,

las ramas de cristal que ante nuestra mirada

muda y exclamativa se separan y crecen,

se multiplican, se complican,

puro encaje de escarcha

impulsado por una fuerza exacta

y a la vez implacable.


* * *


(de: Lana fría - Calle del Aire 2 - Revista de literatura, Edit. Renacimiento, 2021)

(acuarela: Susana Benet)



jueves, 24 de febrero de 2022

POEMAS de RAFAEL GARCÍA BIDÓ


 


A un caballo

 

Dichoso tú

rojizo viento detenido

que comes flores.

 *

 

Abril

 

Tiene el encanto de las primeras lluvias

la emoción de un brote de hierba en la sabana enrojecida

el canto del ruiseñor

la brisa

que mueve el silencio de las tranquilas ramas.

 *

  

Cielo estrellado

 

Alto callado profundo

sobre una ciudad que lo imita

y que también se apaga

al amanecer.

 

*

(Poemas después del viento y del agua)

 

5.

Herido

por el súbito fulgor

de tu mirada

me desangro despacio

mientras la misma luz

que me mata

me sostiene.

 

 ***


(de: Cuaderno de todos los días - Ed. Santuario - Santo Domingo, Rep. Dom.)

(fotografía: Susana Benet)



martes, 15 de febrero de 2022

HAIKUS de EDMUNDO GARCÍA TERRERO

 



Cantan los gallos.

Los colores del monte

ya aparecen.


Espumas blancas.

Escurriéndose el mar

en un peñasco.

 

*

Rojo flamboyán.

Qué manera de irse

la primavera.


Carta de amor.

Mala caligrafía

y un crisantemo.


***



(de: El olor todavía - Ed. Santuario - Sto. Domingo, Rep. Dom.)

(acuarela: Susana Benet)


miércoles, 2 de febrero de 2022

HAIKU


 


Sol de febrero.

Conserva sus colores

la Flor de Pascua. 





(fotografía: Susana Benet)





lunes, 24 de enero de 2022

HAIKUS y TANKAS de TOÑI SÁNCHEZ VERDEJO




 

calle en silencio,

gotea la colada

sobre el geranio


al abrir el portátil

el bostezo del gato…

mañana de lunes

 

hora del café,

el gato me mira

con cara de jefe

 

 *

Pongo mi mano

en tu lugar vacío

sobre la almohada.

Se filtra en la cortina

el brillo de la luna.

 
*

Pequeño gato,

¿de dónde sacas fuerzas

para brillar

cuando el mundo se apaga?

Ah, ese ronroneo…


***


(de: Ventanas - Edicionesdientedeleón, 2021)

(fotografía: Susana Benet)




jueves, 20 de enero de 2022

HAIKU

 




Golpes de viento,

agitando las ramas

llenas de lluvia. 




(fotografía: Susana Benet)



jueves, 13 de enero de 2022

LIBRO de ENRIQUE LINARES MARTÍ


 


Enrique Linares Martí (Valencia, 1962), poeta, haijin  y director de la gaceta de haiku HOJAS EN LA ACERA, me envía su último libro en el que combina prosa y verso, con delicadas ilustraciones de Sandra Pérez, prólogo de Félix Arce (Momiji) y epílogo de Toñi Sánchez.

Copio aquí la introducción del propio autor:

A principios de mayo de 2021 descubrimos que un ave cuyo nombre desconocíamos, había puesto un huevo en una maceta de nuestro balcón. Estos son los sentimientos que nacieron en mí en forma de haikus, senryus, haibun, poemas y pensamientos durante aquellos días. Un viaje casi iniciático que duró el tiempo de preparación para el vuelo de aquellos polluelos. Tuve la suerte de contemplar el misterio maravilloso de la naturaleza viendo crecer una familia de cernícalos hasta el día de San Juan (24 de junio, la noche más corta del año) que desapareció de nuestras vidas el último de los polluelos.

 

miro al cernícalo…

vuelvo a buscar la luna

y ya no está

 

*

se estira la gata…

tamborileo en el cristal

a los tres polluelos

 

*

Pienso si os quedará

algún gesto que indique

el camino de vuelta:

algún canto perdido

para volver a casa.

*** 



(de: Unas alas en mi balcón - Ed. Diente de león, 2021)




martes, 4 de enero de 2022

AMIGA DE LA CALMA

 La editorial Polibea me ha publicado este libro donde reúno haikus, tankas y textos en prosa, con un cuidado prólogo de José Manuel Benítez Ariza. Está todavía sin presentar. Esperemos que mejore el ambiente y pueda darlo a conocer en directo. De momento, aquí dejo un adelanto.






Salgo al jardín.

Bajo el peral la tierra

se ha vuelto barro

y en sus pálidas flores

brillan restos de lluvia.

 

 * * *

 

                                   (A José Luis Parra, in memoriam)

Eras Ray Milland

como en “Días sin huella”

-ebrio de whisky-,

recitando en la barra

de un bar de mala muerte.


* * *


(de: Amiga de la calma - Ed. Polibea - Madrid, 2021)

(Prólogo: José Manuel Benítez Ariza)